91.056.29.32 info@formaeducate.com

Hoy, 18 de febrero celebramos el día internacional del síndrome de Asperger.

Esta fecha coincide con el aniversario del nacimiento de Hans Asperger.

El psiquiatra austríaco que describió por primera vez este síndrome.

El síndrome de Asperger se identifica hoy día bajo la denominación detrastorno del espectro del autismo (TEA) sin discapacidad intelectual asociada”.

Esto quiere decir que es un trastorno del desarrollo cerebral, donde interactúan causas genéticas y ambientales para dar lugar a un anómalo funcionamiento del sistema nervioso central. 

No se sabe exactamente cuál es el problema, y muchas causas distintas pueden dar lugar a la aparición de comportamientos autistas.

Lo que han podido sacar en claro es que todos ellos presentan dificultades en el desarrollo y funcionamiento de las conexiones entre neuronas.

Esto les provoca un procesamiento distinto de la información. 

La maduración y conformación del cerebro parecen alteradas, encontrándose ya en el segundo o tercer trimestre de vida intrauterina.

Sigue siendo una condición rara y pocas personas, incluyendo profesionales, saben sobre ella y mucho menos tienen experiencia contrastada.

Este transtorno afecta sobre todo al comportamiento social recíproco: la comunicación verbal y no verbal. 

Presentan normalmente una resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad del pensamiento; así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes, que les lleva a tener rutinas que hacen que se sientan “a salvo”.

Los niños/as con el síndrome de Asperger aparentan ser para la mayoría brillantes, felices y cariñosos. Si logramos penetrar en su «pequeño mundo propio» podremos ayudarle a incorporarse mejor en la sociedad.

Son niños extremadamente buenos en las habilidades de memoria, matemáticas y ciencias.

Parece que afecta más a niños que a niñas. No saben bien como establecer relaciones sociales. Suelen utilizar un lenguaje raro, y tomarse todo lo que se dice o lo que oye al pie de la letra.

Son más felices con rutinas y un ambiente estructurado.

Aman la alabanza, ganar y ser primeros pero el fracaso, la imperfección y la crítica les resulta difícil de sobrellevar.

Las principales áreas que se ven afectadas por este síndrome son:

  • Comunicación.
  • Interés obsesivo por uno o varios temas.
  • La interacción social.
  • Inflexibilidad ante cualquier situación frustrante.


Cinco estrategias para mejorar con los más peques:

  1. Utiliza un lenguaje simple y acompañado con imágenes o dibujos. No saben interpretar el lenguaje no verbal. Tampoco entienden los chistes o la ironía.
  2. Alaba cualquier logro, sobre todo en el terreno social. 
  3. Fracciona el tiempo de las actividades que dedica a ese tema recurrente en el día. Será más fácil que pueda enfrentarse a situaciones que requieran de cambios.
  4. Estar atento de cuales son sus disparadores de tensión, para poder evitarlos o empezar a controlarlos. Prepararles poco a poco para los cambios diarios anticipando la acción que va a ocurrir después de la que están realizando. (Por ejemplo: “Después de colorear este dibujo vamos a salir a comprar”.)
  5. Recordarles que les apoyamos, que les queremos y que estamos siempre de su lado. 

Cada niño tiene su personalidad, su carácter y sus inquietudes.

¡No lo olvides!.

Necesitan amor, dulzura, cuidado, paciencia y comprensión.

Dentro de este marco ¡realizarán grandes progresos!

El principal objetivo de este día es el de dar visibilidad al colectivo y promover la acción política y social para la reivindicación y promoción de sus derechos de una forma activa.

Se necesita de actuaciones inmediatas e integrales por su parte para que garanticen la igualdad de oportunidades, ya que la gente que padece este Asperger se ve obligada a encorsetarse en roles incómodos, y perderse a sí mismos para “agradar” a la sociedad. 

Muchas veces, sin conseguirlo.

¿Nos apoyas a dar a conocer este día?

Info: https://www.asperger.es/