91.056.29.32 info@formaeducate.com

Les abre las puertas a la creación y a la imaginación.

teatro

El teatro hace que el niño se esfuerce para entender el significado de una obra. Y esa obra se convierte en un viaje extraordinario a una aventura cargada de fantasía.El desarrollo emocional del niño siempre debe ir acompañado de una buena educación en positivo en casa; y actividades que fomenten su “poder de experimental libremente”. Que puedan expresarse sin miedo. Para ello, el teatro es una de las vías más completas: expresión, movimiento, investigación, juego…

Lo que el teatro aporta a nuestros hijos a la hora de desarrollarse emocionalmente es:

  • La expresión corporal: les brinda la oportunidad de moverse. De conocer su cuerpo: cómo funcionan sus articulaciones, y como aprendiendo a utilizarlo pueden expresar emociones y comunicarse con otros niños.
  • Les ayuda a conectar con sus emociones, pueden ver el mundo desde el cuerpo de otra persona o animal u objeto. Van a poder “viajar” a través de todo el arco de emociones conocidas -y a descubrir- en un entorno seguro. Irán siempre acompañados, del profe de teatro, de sus padres cuando lo ven; y de sus propios compañeros de clase.
  • Les permite sentirse seguros de sí mismos y les ayuda a desinhibirse, perder la vergüenza y ganar confianza.
  • Es una actividad perfecta para relacionarse con otros niños.Al preparar una obra, aprenden a trabajar en equipo, a respetar y ayudar los unos a los otros.
  • Estimula la creatividad y la imaginación, tan difícil de encontrar los dispositivos tecnológicos de la era moderna. Todo a un click y de forma instantánea. 
  • Refuerza las tareas académicas como son la lectura y la literatura.
  • Les enseña a aprender valores tan importantes como la igualdad, el respeto o la tolerancia. En el juego de aprender y representar una obra, van viendo -y experimentando- cómo a su personaje le pasan cosa, consigo mismo y con el resto. Normalmente, en el teatro infantil suele aparecer una moraleja final de la que aprender. Muchas veces ¡incluso ellos mismo agregan la moraleja a su historia!

Para empezar a llevar a nuestros peques al teatro la mejor edad es a partir de los 3-4 años, siempre atendiendo al tipo de obra y a las adaptaciones por edad, que hoy en día encontramos en todo el teatro infantil o familiar de cartelera.

Podemos probar con cuentos clásicos, musicales o espectáculos de danza. Las experiencias del sentido, de la atención, visión, y auditivas, aportan una riqueza artística y cultural a los niños. 

Las primeras veces les costará seguir la obra en cuanto a argumento y a su atención, por eso es recomendable que antes de llegar al teatro, les expliquemos cómo funciona un teatro, qué obra van a ver, los actores… 

Como ves, es una actividad extraordinaria tanto como para que tu hijo la realize en el cole, en una escuela o en un taller; como para que disfrutéis de una tarde de teatro en familia. 

En nuestra academia de Madrid, en Formaedúcate, siempre apostamos por la cultura, el teatro, y el buen desarrollo de nuestros pequeños. 

Por eso, a partir de marzo vamos a ofrecer teatro improvisado y cuentacuentos. Para que probéis esta actividad tan divertida y gratificante.

FOTO DIVERTIDEUTSCH 1

¿Os apuntáis?

Más información en info@formaeducate.com o 680 37 50 57