Jugar al aire libre ofrece oportunidades para que los niños aprendan y ganen competencias en una amplia gama de habilidades motoras.

El aire libre, ya sea en un medio natural o parque infantil diseñado específicamente para los niños y niñas, es el contexto ideal para animar a los niños a ser ellos mismos, a explorar, experimentar, para moverse y hacer la mayor parte de las oportunidades que se ofrece de una manera menos restringida (Henniger, 1994; Rivkin, 1995; Zeece y Graul, 1993). 

Muchos juegos al aire libre sin preestablecer normas son críticos para la salud de los niños Aunque, a día de hoy, se emplea mucho menos tiempo a estas actividades. Ya sea por falta de tiempo de los padres actuales, por por miedo a que se hagan daño.

Es necesario pensar en la seguridad de los niños cuando juegan, pero también potenciar las actividades al aire libre ya que es la mejor forma de que los niños se desarrollen plenamente. 

Voy a hablarte sobre algunos de los beneficios que tienen los juegos al aire libre para los niños.

Mejor la salud y los problemas relacionados con la obesidad infantil.

Las tasas de obesidad infantil se duplicaron con creces entre 1980 y 2010. Una forma de combatir la obesidad es permitir que los niños disfruten de juegos al aire libre. El juego al aire libre da a los niños la oportunidad de correr, saltar, escalar, nadar, bailar y mucho más. No solo lo van a necesitar para mejorar y cuidar su cuerpo, si no para su desarrollo intelectual.

La actividad física al aire libre también fortalece el sistema inmunológico y mejora los niveles de vitamina D, que pueden brindar protección contra la osteoporosis y las condiciones de salud, como las enfermedades cardíacas y la diabetes.

 Los niños deberían hacer actividades moderadas que sumen al menos una hora al día.

Previene las enfermedades psicológicas como la ansiedad o la depresión.

Puede que no contemplemos la idea de que los niños experimenten estrés o sufran condiciones como depresión o ansiedad, pero estos problemas se están volviendo más comunes para los niños de hoy, que tienen horarios poco flexibles con la escuela y actividades extraescolares. La actividad física en forma de juegos al aire libre puede ayudar a los niños a reducir su estrés.El contacto con la naturaleza puede ayudar a reducir los niveles de estrés e impactar positivamente las condiciones como la ansiedad o el trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Ayuda a la concentración y el aprendizaje: su desarrollo intelectual será más gradual y fácil.

Motivar a los niños a jugar mucho al aire libre también puede proporcionar estimulación intelectual. Se ha demostrado que los juegos al aire libre ayudan a los niños a centrarse mejor en el aula y a mejorar la preparación para el aprendizaje, facilitando la transición a la escuela. El juego al aire libre también fomenta el aprendizaje y las habilidades para resolver problemas, que pueden ayudar a los niños a tener un mejor desarrollo en el aula. El juego al aire libre no estructurado también promueve la creatividad.

Desarrolla sus aptitudes sociales.

El juego da a los niños la oportunidad de aprender cómo trabajar en grupos, incluido aprender a compartir, cómo negociar y cómo resolver conflictos.Los niños a los que se les permite explorar a través del juego pueden aprender nuevas habilidades y superar desafíos, lo que puede promover la confianza en sí mismo,la capacidad de recuperación y la autodefensa, todo lo cual puede ayudar a los niños a aprender cómo desarrollar relaciones saludables y convertirse en líderes.

Como ves, el juego al aire libre es la mejor experiencia que pueden tener los niños, ya que les permiten desarrollarse plenamente.

A día de hoy el 82% de los niños, cuatro de cada cinco, en España juega al aire libre menos tiempo del recomendado por los expertos.

 “En el caso de los niños de 0 a 3 años, el tiempo destinado a realizar actividades en el exterior se sitúa en 1 hora 25 minutos pero aun así, sin llegar a las 2 horas de tiempo mínimo recomendado por los expertos. Por el contrario, los niños de 10 a 12 años son los que menos juegan al aire libre; el 94 % de ellos juegan por debajo del tiempo recomendado, con una media de 35 minutos”, comparte Pablo Busó, coordinador del área de investigación del usuario infantil de AIJU.

Te quiero dejar una serie de datos acerca del juego al aire libre de los niños en España.

  • Solo el 10,3% menciona a sus padres y madres como compañeros habituales de juego.
  • El 44,7% de los niños españoles juega en casa y el 35% en los centros educativos.
  • Solo el 8,3% mencionan espacios exteriores como la calle y los parques como un espacio de juego habitual.
  • Más del 80% de los niños y niñas españoles están satisfechos con la cantidad de tiempo de juego aunque todos afirman querer más.
  • Los niños no juegan a diario. Se detecta un exceso en las actividades extraescolares, y una pérdida progresiva de espacios y tiempos libres.

¿Te ha hecho reflexionar? 

Aprovecha todo el tiempo del que dispongas para pasar una tarde de juegos al aire libre con tus peques.

Aprovecha todo el tiempo del que dispongas para pasar una tarde de juegos al aire libre con tus peques.