Este día es especialmente importante para nosotros.

Ya sabéis que en nuestra academia de formación nos dedicamos en cuerpo y alma a que nuestros más pequeños tengan las mejores oportunidad para su formación, su progreso académico y personal.

Siempre apostamos por ellos: por su bienestar y su aprendizaje desde un punto de vista lúdico y ameno.

La finalidad de este día es homenajear a los más pequeños, promoviendo sus derechos e impulsar su bienestar.

 Asimismo, se pretende sensibilizar a la población acerca de las necesidades integrales de los niños españoles y por supuesto de otras nacionalidades como base fundamental de la Sociedad.

Es verdad que existe un Día Universal del niño, establecido por la ONU el 20 de noviembre. Pero existe la posibilidad de que cada país escoja otro día para seguir “conmemorando” los derechos y libertades de los niños. Por eso en España es hoy, 15 de abril.

¿Cómo podemos celebrar este día tan especial?

Es muy común que colmemos con obsequios y presentes, golosinas y paseos fabulosos a nuestros hijos.
Más allá de esta forma tradicional de celebrarlo debemos recordar que el Día del Niño se celebra todos los días de la mejor forma: compartiendo tiempo de calidad con nuestros hijos, dedicándoles toda la atención y el amor posible, especialmente en tiempos de incertidumbre y pandemia, donde los principales afectados son los niños debido a la modificación de su rutina y actividades diarias (escuela, amigos, actividades recreativas y deportivas, entre otros).

¿Podemos conseguir un día perfecto?

¡Claro que sí!

Una tarde de película, palomitas. Un día de juegos de mesa en familia, muchas risas, abrazos y cariño.

Un paseo en este día primaveral con un helado.

Pasar por el cine o por el teatro a disfrutar de la cultura que ya hemos demostrado que es más que segura.

¡En bicicleta por la urbanización !

Lo importante es que prime la comunicación, el respeto y la autonomía de nuestros pequeños. Que poco a poco, junto a nosotros, nuestro apoyo, crezcan felices y respetados.

Cuidemos de la felicidad y la seguridad de nuestros niños. 

Se merecen un futuro prometedor.

Todo niño merece tener una casa, alimentarse bien, y ser querido.

Por ello, seamos mejores. Cuidemos el medioambiente. Cuidemos nuestras palabras y actos.

Busquemos que su futuro sea mejor que el nuestro.

Y tú, ¿qué vas a hacer con y para tus hijos hoy?”